domingo, noviembre 19, 2006

Spiderman: La última cacería de Kraven

Crees que te conoces, incluso que te controlas. Crees que distingues el bien del mal, o lo bueno de lo malo. Crees que diferencias el blanco del negro y que percibes cada tono de gris. Crees que la vida nunca acaba y que la juventud es eterna. Hey, no te enfades por lo que te digo, no es malo, yo también creo todas estas cosas. Pero no, ni te conoces ni te controlas, ni distingues el blanco del negro, todo todo lo ves en gris, como si fueses un daltónico del monocromo. No, no te conoces, al menos cuando aparece la araña. Esa sí que te conoce. La araña comprende, pero el hombre siempre está confuso. La araña toma el control de tu cuerpo cuando está al límite, cuando ya no hay energía, ni voluntad, ni fe. La araña es la esperanza del perdido. Que se lo pregunten a Peter Parker, que conoció a su verdadera araña en este crossover magistral, con una calidad en el guión y los dibujos absolutamente fuera de lo normal. Que se lo pregunten a Parker, que conoció a su verdadera araña a la semana de casarse, y eso es lo curioso, una obra maestra que realmente era un puente entra la vida de soltero de Peter y su vida de casado. Y es que la araña no entiende de estados civiles, se conforma con ser la que mejor te conoce a ti.

3 comentarios:

Druida dijo...

¿La última?. Eso es porque no conoce al Dr. Villaescusa. Unas horas de terapia y como nuevo, ¡faltaría más! ;o).

Personalmente me gustaba más "Spidey" antes del simbionte, pero tengo que reconocer que las Secret Wars cambió para siempre, no sólo a nuestro amigo, sino a todos los superhéroes que creíamos conocer. Ahhh, que tiempos aquellos :o)

Birk dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Birk dijo...

¿Te gustaba más antes del simbionte? Entonces te dedicaré una reseña de un arco anterior al ente alienígena. Concretamente la saga de carroña, que me gustó muchísimo.

Pero este número es una obra maestra y su historia es muy curiosa. El guionista pensó en esta obra para... ¡Batman! y fue con su idea a DC pero fue rechazada, no gustó a la editorial el plantear que un enemigo del murciélago sustituyese al propio Batman. Así que se fue a Marvel con su idea, que no terminó de gustar mucho, pero necesitaban un puente entre la vida de soltero de Peter y la de casado, unos meses donde guionistas y dibujantes de las series regulares de Spidey se adaptaron al cambio y decidieron darle las riendas de todas las series regulares a DeMatteis y Zeck para que realizaran este crossover arácnido. El resultado fue una grandísima obra de éxito inesperado que hizo tirarse de los pelos a DC.